General

4 Trampas Que Pueden Arruinar Tu Negocio

tiendas / September 1, 2018


Hemos pasado de vivir en una sociedad en la que emprender era una locura al alcance de solo unos pocos afortunados o temerarios, a una sociedad que invita a todo aquel que no tiene un empleo a emprender. Y en parte, esta fiebre emprendedora me recuerda a cuando hace unos pocos años nos animaban a comprarnos (con hipoteca bancaria y avales personales claro) la casa de nuestros sueños… Tener un negocio propio hoy es el sueño de muchos, pero también puede ser la pesadilla de quien ya lo tiene.

Al principio, cuando te embarga la ilusión por iniciar tu propio proyecto, solo ves las ventajas que ello supone, te visualizas haciendo lo que amas y viviendo la vida que sueñas. ¿Y por qué no? De eso se trata la vida, de ser feliz, y ¿qué mayor felicidad que poder disfrutar de tu trabajo y que éste te permita disfrutar de la vida? ¿Quién no se apunta a vivir así? Sin embargo, con el paso del tiempo, la rutina, las obligaciones y las complicaciones del día a día pueden matar tu ilusión y tu motivación.

Si ya iniciaste la odisea de emprender y sientes que el viaje al estilo de vida que añoras cada vez es más complicado, sigue leyendo atentamente, pues te voy a ayudar a identificar las trampas más peligrosas y comunes que podrían arruinar tu negocio. También voy a contarte porqué estas trampas mortales pueden ser tu soga y cómo hacer para liberarte de ella. Además te voy a mostrar una herramienta muy útil para que puedas descubrir y soltar las cadenas que te están esclavizando y lograr la calidad de vida que buscas.



1ª TRAMPA: “CON PASIÓN TODO ES POSIBLE”

La primera y gran trampa a la hora de emprender es pensar que si tengo pasión por lo que hago el resultado será un negocio fructífero. Es cierto que la pasión es una gran aliada en cualquier actividad, además es contagiosa y hace que comuniques tu propuesta con vehemencia y credibilidad. También la pasión te permite superar los más grandes obstáculos con energía y confianza. Pero ojo, porque al igual que en un proceso de enamoramiento, la pasión desbordada puede cegarte y no dejarte ver las partes más peliagudas ni las señales de peligro en el camino.

¿Cuándo la pasión puede volverse una trampa contra ti?

Cuando te das cuenta de que tu vida está supeditada a tu negocio, que ya no piensas en nada más, que lo das todo y resulta poco, que ya no tienes tiempo ni para ti ni para tu pareja, ni para tu familia ni amigos. Y un día te percatas de que ya no puedes abarcar más, que te sientes desbordad@ y agotad@, que siempre estás de malhumor y que ladras cuando llegas a casa después de un mal día. Y es que, aunque tu negocio te esté dando buenos resultados económicos, no quieres pagar ese precio por más tiempo, y ya no quieres seguir viviendo así. Es hora de empezar a equilibrar tu vida, de poner límites a tu jornada laboral y de compaginar tu vida profesional con tu vida personal.

2º TRAMPA: “YO PUEDO CON TODO”

La segunda trampa es dar por sentado que puedes y debes hacerlo todo tú, o peor aún, que solamente tú eres capaz de hacer las cosas bien. Tu negocio está creciendo, pero como no confías en nadie para hacer lo que tú haces, cada vez tienes más tareas pendientes. Has llegado hasta aquí pensando que el éxito viene sólo a base de trabajo duro y mucho sacrificio,  y trabajas hasta los festivos si es necesario. Tu negocio es como tu bebé y haces lo que sea necesario para que crezca sano y fuerte. Como a un bebé le dedicas toda tu atención, todo tu amor, todos tus recursos, todo lo que tienes… Sabes que aún eres joven y es el momento de darlo todo.

¿En qué momento esta mentalidad empieza a ser una trampa que limita tu crecimiento?

Es justo cuando te dices que nadie respeta tu tiempo, cuando te quejas de que si no lo haces tú nadie tiene la iniciativa de hacerlo, cuando los clientes solo quieren hablar contigo porque solo tú les solucionas el problema, cuando sientes que estás todo el día apagando fuegos y ya no puedes ni pensar con claridad, y mucho menos tener creatividad, y ni hablemos ya de innovar. Si te pasas más tiempo diciéndole a tus empleados o colaboradores lo que tienen que hacer, o si estás constantemente recibiendo quejas de clientes o manteniendo calmados a tus proveedores, ha llegado el momento de que aprendas a delegar y liderar un equipo.



3ª TRAMPA: “YO PUEDO CONTROLARLO TODO”

La tercera trampa tiene que ver con la necesidad de tenerlo todo controlado. Tienes un montón de ideas para hacer crecer tu empresa, para expandirla y para incorporar nuevas áreas de negocio. Y para ponerlas en marcha quieres tener la seguridad de que todo funciona correctamente, como un engranaje perfecto, con orden y organización. Sin embargo, te das cuenta de que todo es un caos, y que si te desenfocas para enfocarte en otra parte, puede ser mortal. Te gustaría poder iniciar otros proyectos o actividades pero sientes que aún no puedes soltarle la mano a tu negocio porque aún no sabe caminar solo. Y eso te angustia.

¿Por qué crecer o diversificar puede ser una trampa que te lleve a la ruina?

Un crecimiento descontrolado es la causa de una muerte por éxito si todo depende de ti, si tomas las decisiones de forma impulsiva, o si habitualmente reaccionas a los contratiempos. Este es el resultado de una especie de sobreprotección hacia tu negocio, de no haber ido soltando responsabilidades ni dando esos votos de confianza ni esa retroalimentación tan necesaria a tu equipo. Ser imprescindible es un arma de doble filo pues tú le pones el techo a tu negocio. Si todo pasa por ti solo vas a poder poner tu energía en subsistir. Si quieres empezar a dedicar energía y esfuerzo a esas otras cosas que te rondan la cabeza desde hace tiempo, pero que estás postergando hasta que lleguen mejores momentos, empieza ya a crear un método de trabajo e implementa un sistema automatizado en tu negocio que sea eficaz y productivo.

4º TRAMPA: “ME VOY A COMER EL CIBERMUNDO”

Otra trampa muy a la orden del día del emprendedor de hoy tiene que ver con los ladrones de tiempo. Hacer que un negocio funcione es como armar un puzle, es necesario poner cada pieza en su lugar, y empezar colocando las piezas más relevantes. Pero tienes un batiburrillo de piezas que no sabes por dónde empezar, se te amontonan las cosas por hacer y no ves claro cómo poner orden a todo este caos. Sientes que te comes el tiempo sin saber en qué y que estás perdid@ en un laberinto sin avanzar a ningún lugar. Necesitas con urgencia aprender a gestionar tu tiempo, a hacer respetar tu tiempo ante los demás, a poner prioridades y a decir que “no” a todo aquel o a todo aquello que te desenfoca.

¿Cómo reconocer cuándo estás “atrapad@ en el tiempo”?

Cuando todos los días te parecen iguales y no terminas de completar ningún proyecto o tarea, cuando te abordan tus colegas por el pasillo con problemas continuos o tu teléfono no para de sonar, cuando te pasas más horas en las redes sociales o contestando emails o whatsapps que planificando tus metas… La única forma de cumplir un sueño o poner en marcha un proyecto es convirtiéndolo en una meta y marcándote objetivos que a la vez divides en tareas. Si tienes una buena planificación no te dejarás llevar por los ladrones de tiempo que aparecen cada día porque sabrás qué paso dar a cada momento, y lo darás con la seguridad de que sabes a dónde vas.

LA MEJOR HERRAMIENTA DETECTORA DE TRAMPAS

¿Has perdido la ilusión de tu negocio? ¿Sientes que necesitas más orden y organización? ¿No logras concentrarte y acabar lo que empiezas? ¿No sabes cómo hacer para tener más tiempo libre? ¿Estás a punto de perder el rumbo de tu vida? ¿Necesitas una fórmula eficaz para solucionar tus problemas? Seguro que esto que te voy a compartir te va a ayudar a tener más claridad y liberarte de estas trampas en las que has caído. Es lo que yo aplico conmigo misma y con mis clientes cuando las cosas están en un punto que parece de no retorno. Pero, te advierto, solo si estás en esa situación de S.O.S., de decir ¡basta! ¡hasta aquí! querrás aplicar esta potente herramienta en profundidad. Esta detectora de trampas se llama “QUÉ TENGO-QUÉ QUIERO”.

Permítete unos quince minutos de silencio y tranquilidad para conectar con todo lo que está pasando en tu vida y en tu negocio ahora mismo y rellenar el “cuadro quiero y tengo”. Completa cada cuadrante con honestidad y atrévete de verdad a identificar lo que tienes en tu vida y tu negocio que no quieres tener más y pensar en lo que te está faltando que quieres tener. Este ejercicio te va a permitir tomar conciencia de tus verdaderos valores y tus auténticas motivaciones. Seguramente ahora estarás escaqueándote y diciéndote “si yo ya sé lo que quiero y lo que no”, y no lo dudo, pero de verdad, hazme caso y completa el cuadro por escrito, y luego léelo en voz alta. Tiene un poder tremendo ¡ya lo verás!

Pues bien, si ya lo tienes te felicito. Al fin has identificado las trampas en las que has caído y lo que quieres cambiar en tu vida. ¡Ahora pasa a la acción!  Empieza a deshacerte en tu vida de todo lo que no quieres tener y ponte un plan para alcanzar todo lo que sí quieres lograr.

¡Una sugerencia más! Esta noche antes de dormir dale gracias a la vida por cada una de las cosas que has apuntado en el cuadrante de sí quiero y sí tengo. Repite este ejercicio cada noche antes de dormir. La actitud de gratitud te ayudará a poner foco en lo positivo y por tanto a tener tu mente positiva, además atrae a tu vida más de lo que deseas. Es una Ley Universal.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *